El 22 de Octubre la Iglesia celebra la Fiesta del Santo Juan Pablo II , un hombre santo al que desde nuestra Concatedral siempre se le ha tenido una devoción y cariño especial.

Biografía de Juan Pablo II

Karol Józef Wojtyła, conocido como Juan Pablo II desde su elección al papado en octubre de 1978, nació en Wadowice, una pequeña ciudad a 50 kms. de Cracovia, el 18 de mayo de 1920. Era el más pequeño de los tres hijos de Karol Wojtyła y Emilia Kaczorowska. Su madre falleció en 1929. Su hermano mayor Edmund (médico) murió en 1932 y su padre (suboficial del ejército) en 1941. Su hermana Olga murió antes de que naciera él.

Fue bautizado por el sacerdote Franciszek Zak el 20 de junio de 1920 en la Iglesia parroquial de Wadowice; a los 9 años hizo la Primera Comunión, y a los 18 recibió la Confirmación. Terminados los estudios de enseñanza media en la escuela Marcin Wadowita de Wadowice, se matriculó en 1938 en la Universidad Jagellónica de Cracovia y en una escuela de teatro.

Cuando las fuerzas de ocupación nazi cerraron la Universidad, en 1939, el joven Karol tuvo que trabajar en una cantera y luego en una fábrica química (Solvay), para ganarse la vida y evitar la deportación a Alemania.

A partir de 1942, al sentir la vocación al sacerdocio, siguió las clases de formación del seminario clandestino de Cracovia, dirigido por el Arzobispo de Cracovia, Cardenal Adam Stefan Sapieha. Al mismo tiempo, fue uno de los promotores del «Teatro Rapsódico», también clandestino.

Tras la segunda guerra mundial, continuó sus estudios en el seminario mayor de Cracovia, nuevamente abierto, y en la Facultad de Teología de la Universidad Jagellónica, hasta su ordenación sacerdotal en Cracovia el 1 de noviembre de 1946 de manos del Arzobispo Sapieha.

Seguidamente fue enviado a Roma, donde, bajo la dirección del dominico francés Garrigou-Lagrange, se doctoró en 1948 en teología, con una tesis sobre el tema de la fe en las obras de San Juan de la Cruz (Doctrina de fide apud Sanctum Ioannem a Cruce). En aquel período aprovechó sus vacaciones para ejercer el ministerio pastoral entre los emigrantes polacos de Francia, Bélgica y Holanda.

En 1948 volvió a Polonia, y fue vicario en diversas parroquias de Cracovia y capellán de los universitarios hasta 1951, cuando reanudó sus estudios filosóficos y teológicos. En 1953 presentó en la Universidad Católica de Lublin una tesis titulada «Valoración de la posibilidad de fundar una ética católica sobre la base del sistema ético de Max Scheler». Después pasó a ser profesor de Teología Moral y Etica Social en el seminario mayor de Cracovia y en la facultad de Teología de Lublin.

El 4 de julio de 1958 fue nombrado por Pío XII Obispo titular de Olmi y Auxiliar de Cracovia. Recibió la ordenación episcopal el 28 de septiembre de 1958 en la catedral del Wawel (Cracovia), de manos del Arzobispo Eugeniusz Baziak.

El 13 de enero de 1964 fue nombrado Arzobispo de Cracovia por Pablo VI, quien le hizo cardenal el 26 de junio de 1967, con el título de San Cesareo en Palatio, Diaconía elevada pro illa vice a título presbiteral.

Además de participar en el Concilio Vaticano II (1962-1965), con una contribución importante en la elaboración de la constitución Gaudium et spes, el Cardenal Wojtyła tomó parte en las cinco asambleas del Sínodo de los Obispos anteriores a su pontificado.

Los cardenales reunidos en Cónclave le eligieron Papa el 16 de octubre de 1978. Tomó el nombre de Juan Pablo II y el 22 de octubre comenzó solemnemente su ministerio petrino como 263 sucesor del Apóstol Pedro. Su pontificado ha sido uno de los más largos de la historia de la Iglesia y ha durado casi 27 años.

Juan Pablo II ejerció su ministerio petrino con incansable espíritu misionero, dedicando todas sus energías, movido por la «sollicitudo omnium Ecclesiarum» y por la caridad abierta a toda la humanidad. Realizó 104 viajes apostólicos fuera de Italia, y 146 por el interior de este país. Además, como Obispo de Roma, visitó 317 de las 333 parroquias romanas.

Más que todos sus predecesores se encontró con el pueblo de Dios y con los responsables de las naciones: más de 17.600.000 peregrinos participaron en las 1166 Audiencias Generales que se celebran los miércoles. Ese numero no incluye las otras audiencias especiales y las ceremonias religiosas [más de 8 millones de peregrinos durante el Gran Jubileo del año 2000] y los millones de fieles que el Papa encontró durante las visitas pastorales efectuadas en Italia y en el resto del mundo. Hay que recordar también las numerosas personalidades de gobierno con las que se entrevistó durante las 38 visitas oficiales y las 738 audiencias o encuentros con jefes de Estado y 246 audiencias y encuentros con Primeros Ministros.

Su amor a los jóvenes le impulsó a iniciar en 1985 las Jornadas Mundiales de la Juventud. En las 19 ediciones de la JMJ celebradas a lo largo de su pontificado se reunieron millones de jóvenes de todo el mundo. Además, su atención hacia la familia se puso de manifiesto con los encuentros mundiales de las familias, inaugurados por él en 1994.

Juan Pablo II promovió el diálogo con los judíos y con los representantes de las demás religiones, convocándolos en varias ocasiones a encuentros de oración por la paz, especialmente en Asís.

Bajo su guía, la Iglesia se acercó al tercer milenio y celebró el Gran Jubileo del año 2000, según las líneas indicadas por él en la carta apostólica Tertio millennio adveniente; y se asomó después a la nueva época, recibiendo sus indicaciones en la carta apostólica Novo millennio ineunte, en la que mostraba a los fieles el camino del tiempo futuro.

Con el Año de la Redención, el Año Mariano y el Año de la Eucaristía, promovió la renovación espiritual de la Iglesia.

Realizó numerosas canonizaciones y beatificaciones para mostrar innumerables ejemplos de santidad de hoy, que sirvieran de estímulo a los hombres de nuestro tiempo: celebró 147 ceremonias de beatificación -en las que proclamó 1338 beatos- y 51 canonizaciones, con un total de 482 santos. Proclamó a santa Teresa del Niño Jesús Doctora de la Iglesia.

Amplió notablemente el Colegio cardenalicio, creando 231 cardenales (más uno «in pectore», cuyo nombre no se hizo público antes de su muerte) en 9 consistorios. Además, convocó 6 reuniones plenarias del colegio cardenalicio.

Presidió 15 Asambleas del Sínodo de los obispos: 6 generales ordinarias (1980, 1983, 1987, 1990, 1994 y 2001), 1 general extraordinaria (1985) y 8 especiales (1980, 1991, 1994, 1995, 1997, 1998 (2) y 1999).

Entre sus documentos principales se incluyen: 14 Encíclicas, 15 Exhortaciones apostólicas, 11 Constituciones apostólicas y 45 Cartas apostólicas.

Promulgó el Catecismo de la Iglesia Católica, a la luz de la Revelación, autorizadamente interpretada por el Concilio Vaticano II. Reformó el Código de Derecho Canónico y el Código de Cánones de las Iglesias Orientales; y reorganizó la Curia Romana.

Publicó también cinco libros como doctor privado: «Cruzando el umbral de la esperanza» (octubre de 1994);»Don y misterio: en el quincuagésimo aniversario de mi ordenación sacerdotal» (noviembre de 1996); «Tríptico romano – Meditaciones», libro de poesías (marzo de 2003); “¡Levantaos! ¡Vamos!” (mayo de 2004) y “Memoria e identidad” (febrero de 2005).

Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005, a las 21.37, mientras concluía el sábado, y ya habíamos entrado en la octava de Pascua y domingo de la Misericordia Divina.

Desde aquella noche hasta el 8 de abril, día en que se celebraron las exequias del difunto pontífice, más de tres millones de peregrinos rindieron homenaje a Juan Pablo II, haciendo incluso 24 horas de cola para poder acceder a la basílica de San Pedro.

El 28 de abril, el Santo Padre Benedicto XVI dispensó del tiempo de cinco años de espera tras la muerte para iniciar la causa de beatificación y canonización de Juan Pablo II. La causa la abrió oficialmente el cardenal Camillo Ruini, vicario general para la diócesis de Roma, el 28 de junio de 2005.

El Papa Benedicto XVI lo beatificó el 1 de mayo de 2011.

Fechas importantes en la vida de Juan Pablo II

1920

 

  • 18 de mayo
    Karol Wojtyla nace en Wadowice, cerca de Cracovia. Es el segundo hijo de Karol Wojtyla y Emilia Kaczorowska.

1929

 

  • Muerte de su madre.

1938

 

  • Muerte de su hernano mayor, Edward.
    Karol se matricula en la facultad de letras de la Universidad Jagellon de Cracovia.

1939

 

  • 1 de septiembre
    Karol ayuda a la misa en la Catedral de Wawel, momento en que los alemanes comienzan a bombardear la ciudad.

1944

 

  • Octubre
    Karol Wojtyla vive en la clandestinidad en el palacio episcopal.

1945

 

  • 17 de enero
    Las tropas del Ejército Rojo liberan la ciudad de Cracovia.

1946

 

  • 01 de noviembre
    Ordenado sacerdote por el Cardenal Adamo Stefano Sapieha, en Cracovia.

1946-1948

 

  • Estudios superiores en Roma para completar su formación teológica.

1948

 

  • Regreso a Polonia. Karol Wojtyla defiende su tesis doctoral sobre la fe según San Juan de la Cruz.

1949

 

  • Destinado como vicario a la parroquia de Niegowiec, en la diócesis de Tarnow, al este de Cracovia.

1950

 

  • 14 de abril
    Firma de un acuerdo político entre el régimen comunista y la Iglesia.

1951

 

  • Destinado como vicario a la parroquia de Saint-Florian, la más importante de Cracovia.

1952

 

  • Inicia su doctorado en filosofía, dedicado al filósofo alemán Max Scheler.

1953

 

  • 24 de septiembre
    El Cardenal Wyszynski es condenado a aislamiento, que terminará en 1956, durante la primavera polaca.

  • 9 de noviembre
    El gobierno comunista polaco impone por decreto su estricto control en todos los nombramientos a los opuestos eclesiásticos.

  • Karol Wojtyla es nombrado profesor de Teología Moral y de Ética Social en la Facultad de Teología de Cracovia.

1954

 

  • El régimen comunista cierra la Facultad de Teología de Cracovia.

1956

 

  • Karol Wojtyla funda el Instituto de Moral en la Universidad Católica de Lublin, donde desde 1954 ocupa la cátedra de Ética.

1958

 

  • 28 de septiembre
    Nombrado Obispo auxiliar de Cracovia.

1960

 

  • Publica: Amor y responsabilidad.

1962

 

  • Designado administrador interino de la diócesis de Cracovia.

1964

 

  • 13 de enero
    El Papa Paulo VI lo nombra Arzobispo de Cracovia. Su consagración es el 13 de junio.

1967

 

  • 29 de mayo
    Paulo VI lo nombra Cardenal.

  • Septiembre
    No asiste al sínodo convocado por el Papa para protestar contra las autoridades polacas por negarse a conceder un pasaporte al Cardenal Wyszynski.

1969

 

  • 11 – 27 de octubre
    Tras el sínodo extraordinario dedicado al «episcopado, la colegialidad, el Papa, Roma y las iglesias locales», defiende el principio de la colegialidad dentro del gobierno de la Iglesia.

1971

 

  • Elegido en 3º lugar (en segunda vuelta) en el Concilio de la Secretaría General en Roma.

  • 30 septiembre – 6 noviembre
    Intervención destacada en el segundo sínodo consagrado al sacerdocio ministerial y a la justicia en el mundo. En cuanto al celibato de los sacerdotes, se muestra hostil ante los modernistas holandeses y defiende la «connaturalidad entre el celibato y el sacerdocio».

1974

 

  • En el tercer sínodo consagrado a la evangelización, interviene de forma crítica en cuanto a la «teología de la liberación», haciendo recordar que el marxismo no deja ninguna alternativa de existencia a la Iglesia.

1976

 

  • Paulo VI lo elige para llevar a cabo la predicación de la Cuaresma.

  • Agosto
    Participa en el Congreso Eucarístico de Filadelfia.

1978

 

  • Nombrado miembro de la Congregación para la Educación Católica.

  • 16 de octubre
    Elección del Cardenal Karol Wojtyla como sucesor de San Pedro.

  • 17 de octubre
    El nuevo Papa concelebra su primera misa en la Capilla Sixtina.

  • 22 de octubre
  • Inicio de sus funciones y primer discurso.
¿Por qué viajaba?

No ha habido en la Historia de la Humanidad un líder público que haya viajado tanto. Tiene razón George F. Will, cuando dice que «en este principio de siglo secularizado, el hombre más popular (y más viajero) del mundo habla desde un altar». Dado que el número de católicos ha superado ya la cifra de los 1.000 millones de personas, podría pensarse que el Papa itinerante responde, con su tenaz viajar, a este 17,4% de la población mundial que mira hacia Roma buscando en él una orientación para sus problemas espirituales y morales.

Pero la verdad es que la geografía de las peregrinaciones papales no siempre coincide con los países de mayoría católica. Muchas veces parece que su andar por los caminos del mundo escruta más al futuro de una lejana evangelización que al presente. Un ejemplo es Asia. Es éste un continente especialmente difícil para el cristianismo, a diferencia de África, donde la acción misionera sólo encontró religiones tribales, no organizadas. La razón es que en Asia ha debido enfrentarse con grandes religiones, algunas de ellas anteriores al cristianismo y que con frecuencia se identifican con el poder político y con la cultura nacional: hinduismo, budismo, confucionismo, sintoísmo. En su viaje 63 a Filipinas, Juan Pablo II miraba al continente asiático con perspectiva de siglos al decir «que el tercer milenio de la era cristiana debía de ser el de la evangelización de Asia, así como el primero lo fue de Europa, y el segundo de América y África». Tal vez esto explique que a finales de agosto inicie otro viaje a Asia, con Mongolia como destino, que tiene una ínfima cantidad de católicos; o que recientemente haya visitado Azerbaiyán (que tiene sólo 200 católicos).

Por otra parte, la planificación de los viajes de Juan Pablo II no se realiza con la prudencia con la que los líderes políticos planean los suyos. Fijémonos en el ejemplo del presidente de EEUU que más veces ha viajado a África. La gira de 12 días de Clinton por seis países del África subsahariana fue, en su momento, y desde que Carter estuviera allí en 1978, la primera que un presidente estadounidense hacía al continente más necesitado del Tercer Mundo. Tres veces el tiempo que todos sus antecesores juntos dedicaron al continente más necesitado en materia de derechos humanos. En cambio, desde su elección ese mismo año, Juan Pablo II ha viajado trece veces a África, visitando 40 de sus 52 países.

Una mañana de enero de 1980, un niño de 11 años preguntó a Juan Pablo II en una parroquia romana: «Santo Padre, ¿por qué está siempre viajando por el mundo?» Esta inocente pregunta, en realidad, apunta a algunas perplejidades que en los adultos plantea este Papa peregrino: ¿por qué este viaje aquí y ahora?; ¿valía la pena recorrer tantos kilómetros para estar aquí sólo un día?; ¿no es Roma mejor sitio para un Papa enfermo y anciano, que un desierto africano, una altiplanicie americana o una multitud enfervorizada de jóvenes en un aeródromo militar? Y, sobre todo, ¿qué rastro dejará esta visita después de la marcha del Papa? La respuesta de Juan Pablo II al niño romano fue rápida: «El Papa viaja tanto, porque no todo el mundo está aquí (en Roma)». Es decir, como apostilla un estrecho colaborador del Papa: «No todos los problemas del mundo están configurados por los parámetros culturales, intelectuales y morales que aquí existen». De ahí que «si no todo el mundo está aquí» -parece dar a entender Juan Pablo II- «haré lo posible para que el Papa esté cerca de todo el mundo, es decir, viajaré para estar con cada uno». Esto explica la sensación de cercanía que los asistentes a los encuentros con el Papa suelen tener, por encima de la lejanía física o la fugacidad de su paso en el vehículo papal. Si «la causa de Dios es la causa del hombre» -como suele repetir-, no es extraño que, también en sus viajes, sea el diálogo la gran arma de Juan Pablo II.

Su optimismo antropológico explica que en los grandes conflictos de la Humanidad insista en la negociación y el diálogo. El ejemplo de las dos guerras del Golfo y su oposición a los conflictos bélicos demuestra que el Papa es un hombre al que nada parece detener en su obstinación de cumplir hasta el final su misión, y de ayudar a los conflictos por el diálogo y la negociación. Como dice Le Monde «ninguna consideración, ni médica ni política, parece retener a un Papa más dispuesto que nunca a acudir allí donde su presencia es deseada».

Pero ¿qué queda de cada viaje del Papa? Esta misma pregunta le hice a un cercano colaborador del Santo Padre hace unos días. Su punto de vista es que, por un lado, está lo que Juan Pablo II hace y dice. Por otro, lo que con su presencia sucede en cada lugar, es decir, lo que mi interlocutor llamaba «el programa exclusivo de Dios». Un ejemplo. En Kisangani, junto a la orilla del río Congo, en una noche de un calor sofocante y al final de una jornada agotadora, esa persona preguntó a un joven misionero al que la malaria, el trabajo y las dificultades materiales conferían la apariencia de un anciano: «¿ Valía la pena que viniera el Papa aquí unas horas? ¿Qué quedará cuando vuelva a Roma?». «No puedo hacer un balance -respondió el interlocutor- de cuánto Dios quiera hacer aquí. Pero aunque sólo quedara el bien que ha hecho a mi alma estar con el Papa, quedaría justificado su viaje hasta Kisangani».

Hay otras cosas que tampoco se ven inicialmente. Un tribunal de Missouri había condenado a muerte a Darrell Mease. La ejecución de la sentencia se retrasó al 10 de febrero de 1999, para evitar la coincidencia con la visita del papa a San Luis. El Papa no aludió públicamente a este asunto. Sin embargo, cuando Juan Pablo II saludó al gobernador del Estado, que no es católico, le susurró que tuviera clemencia. Cuando el Papa estaba de regreso a Roma, el gobernador comunicó a la prensa el indulto.

Mientras hace 30 años todavía se pensaba poder pronosticar el fin de la religión y el inicio de una era totalmente profana, hoy se comprueba en todas partes un nuevo impulso religioso, una apertura hacia la religión. Los viajes de Juan Pablo II ¿son causa o efecto de este renacer religioso? Pienso que ambas cosas a la vez. De otro modo no se explica que haya sido el único Papa que por dos veces se ha presentado a la comunidad internacional ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. El primero en ser recibido en la Casa Blanca, en el Parlamento Europeo, en la Catedral de Canterbury o en la UNESCO. Acaba de recibir el doctorado Honoris Causa por la Universidad más grande de Europa. Visitó la Sinagoga de Roma y la Mezquita de Damasco. Ha estado en cárceles, leproserías e instituciones para incurables del SIDA. Desde el monte Nebo, el Papa ha podido contemplar la tierra prometida «con los ojos de Moisés». Por dos veces ha sido acogido en el estadio Maracaná de Río, en el Santiago Bernabéu o en el Nou Camp. Y siempre su presencia y sus palabras han movido multitudes atentas. Piénsese que las mayores concentraciones de jóvenes que se han producido en Oriente y Occidente han tenido como protagonista al Papa: Roma (agosto 2000), con 2 millones y medio de jóvenes, y Manila, (enero 1995) con cuatro millones. Por lo demás, es notable su capacidad de estar sin herir. Es sabido, por ejemplo, que al descender del avión suele besar la tierra a la que viaja.En 1989, con ocasión del viaje a Dili (Timor Oriental), colonia portuguesa ocupada por Indonesia, se planteó un dilema del que sus acompañantes no sabían cómo salir. Si besaba la tierra era reconocer la independencia, si no la besaba era admitir la invasión, con fuerte desilusión para la población local. Besó un crucifijo extendido sobre la tierra.

Cuando se le insiste en que baje el ritmo de trabajo y de viajes y que descanse algo más, suele contestar con buen humor: «Ya descansaré en la Vida Eterna». Es consciente de que el tiempo que le queda es poco. De ahí su deseo de aprovecharlo al máximo. Hace unos días decía: «Cada vez me doy más cuenta de que se acerca el momento en el que tendré que presentarme ante Dios». Y añade: «El don de la vida es demasiado precioso para que nos cansemos de él». Tal vez por eso últimamente suele recordar la leyenda que, cuando era niño, veía en un reloj de sol de la vieja calle Koscielna en que vivía: «El tiempo se va, la eternidad espera».He aquí otra posible explicación de porqué viaja tanto el Santo Padre.

Rafael Navarro-Valls, Catedrático de la Universidad de Navarra y Secretario general de la Academia Española de Jurisprudencia y Legislación
El Mundo, 6.VI.03
Cortesía: http://www.interrogantes.net

Anécdotas

Anécdotas y curiosidades de Juan Pablo II

Un interesante conjunto de anécdotas y datos sobre el Sumo Pontífice que nos enseñan sus muchas facetas como ser humano y como Vicario de Cristo.

Por Guido Adolfo Rojas Zamorano

. En su infancia sus amigos lo llamaban Lolek, y todavía usan ese diminutivo sus parientes y algunos íntimos suyos de Polonia

. De joven mostró un gran interés por el teatro y la literatura polaca

. Trabajó arduamente como obrero en una cantera

. Es el primer Papa polaco, y el primero venido de un país comunista

. Cuando gozaba de buena salud fue aficionado al esquí, escalar montañas y montar en canoa de remo

. Fue el primero que repitió el nombre de su predecesor -Juan Pablo I-.

. Es el primer Papa en ser herido de un tiro en la calle

. Es el primer Pontífice en ingresar a un hospital público.

. Según una encuesta realizada en la diócesis de Indiana (EEUU), lo que más les llama la atención a los feligreses es su sonrisa, la devoción mariana, su dominio de varios idiomas, el perdón concedido al que quiso asesinarlo y su amor a los niños y los pobres

. De acuerdo con un estudio efectuado en 22 países de América Latina, España y Portugal a más de 40 mil estudiantes de secundaria; reveló que los jóvenes admiran principalmente a personajes solidarios. Juan Pablo II ocupó el primer lugar y la madre Teresa de Calcuta el segundo

. En Navidad, suele obsequiar a algunas amistades, a los cardenales y a todos los trabajadores del Vaticano; una botella de vino y un pan dulce de limón con pasas

. Todos los viernes santos va a confesar a la basílica de San Pedro. Bautiza en su capilla privada a los hijos de sus amigos o a los de sus más modestos colaboradores, y casó a una mecanógrafa con un cerrajero

. Es el autor de cuatro libros y más de 500 artículos y ensayos

. En marzo del 2003, el Vaticano presentó el sexto libro de poemas místicos escritos por Juan Pablo II, que lleva por título Tríptico Romano

. Ha realizado tres exorcismos durante su pontificado, el más conocido fue en 1982, a una joven mujer que se revolcaba en el piso durante la audiencia general en el Vaticano

. El 13 de abril de 1986 realizó un gesto histórico al visitar la sinagoga de Roma, situada frente al Vaticano, al otro lado del río Tíber

. El 12 de marzo de 2000, pidió perdón por las faltas humanas cometidas en la Iglesia Católica en toda su historia. Haciendo referencia a las cruzadas, la inquisición, la discriminación hacia las mujeres y las etnias

. El 6 de mayo del 2001, se convirtió en el primer pontífice romano que ora en una mezquita; la de los Omeyas, en Damasco, Siria.

. En mayo del 2002, se reunió en la plaza de San Pedro con cientos de ex prostitutas durante la audiencia general

. En ese mismo mes, después del encuentro ecuménico de oración en Asís, Juan Pablo II mandó un mensaje a los jefes de estado, invitándolos a adoptar una lista de diez compromisos por la paz mundial

. Tras el encuentro de Asís, por primera vez después del cisma entre Oriente y Occidente de 1054, una delegación oficial de la Iglesia Ortodoxa Griega (la más reacia a Roma junto con el patriarcado de Moscú), fue recibida por el Papa Juan Pablo II en el Vaticano

. El 16 de octubre del 2002, al celebrar el 24 aniversario de su elección, proclamó en la plaza de San Pedro que cumplirá su misión hasta el final

. En agosto del 2002, viajó a su tierra natal Polonia, donde realizó una misa en Cracovia ante más de dos millones de fieles; siendo hasta el momento la más grande de la historia

. El 14 de noviembre del 2002 visitó el parlamento italiano, la primera vez que el jefe de la Iglesia Católica lo hacia en 150 años. Su discurso se centró en el terrorismo internacional y la globalización; y fue tan elocuente que al verlo por la televisión el mafioso italiano Benedetto Marciante, capo de la Cosa Nostra y acusado de homicidio y de extorsión, se entregó a la policía romana

. A partir de enero del 2003, las meditaciones, pensamientos e inquietudes del papa, pueden ser escuchadas por los fieles a través de los teléfonos móviles en Italia

. En junio del 2003, a sus 83 años de edad, completó su viaje número cien al llegar a Croacia

. El 19 de julio del 2003, se dio a conocer la noticia que el Papa había destinado cerca de ocho millones de dólares para obras de caridad en numerosos países del mundo. La donación se utilizará en proyectos de educación, salud, formación profesional, vivienda, protección de mujeres, niños y ancianos

. Una montaña del polo sur llevará el nombre del Papa Juan Pablo II, como homenaje a sus 25 años de pontificado.

Guido Adolfo Rojas Zamorano es licenciado en Ciencias Religiosas por la Pontificia Universidad Javeriana de Botogá (Colombia).

Preguntas y respuestas sobre Juan Pablo II

. ¿Cómo fue la infancia y la juventud de Juan Pablo II?

Karol Wojtyla nació el 18 de Mayo de 1920 en Wadowice, sur de Polonia. Su familia estaba compuesta por su padre, de nombre Karol, un militar del ejército austro-húngaro, su madre, Emilia, una joven sileciana de origen lituano, y un hermano adolescente de nombre Edmund. Los padres de Karol Wojtyla lo bautizaron a los pocos días de nacer en la Iglesia de Santa María de Wadowice. A los 9 años de edad recibió un duro golpe: el fallecimiento de su madre al dar a luz a una niña que murió antes de nacer. Años más tarde falleció su hermano y en 1941 murió su padre.

Uno de sus profesores, el Padre Zacher, recuerda a Karol como un niño muy inteligente, en algunos momentos de mirada triste, muy emotivo y amante de la libertad. Se le daban de maravilla las lenguas antiguas y modernas, un poco peor la física y la química, y muy bien la literatura, la historia, el deporte (todo tipo de deporte: el esquí, el remo, la natación, el montañismo), la música, la poesía. Pero lo que más le gustaba era el teatro, llegando a fundar el grupo de teatro Estudio 39. Al tiempo que se ganaba el pan de cada día picando piedra, a veces a treinta grados bajo cero, Karol y sus amigos se servían del teatro en esos años durísimos del nazismo para llenar de contenido su vida y la de los demás, entre arrestos de la Gestapo y bombardeos de la Luftwaffe.

2. ¿Cómo Juan Pablo II descubrió y desarrolló su vocación al sacerdocio?

Dada su gran inquietud por el teatro y las artes literarias polacas, cuando aún estaba en el colegio Karol Wojtyla pensaba seriamente en la posibilidad de continuar estudios de filología y lingüística polaca, pero un encuentro con el Cardenal Sapieha durante una visita pastoral, le hizo considerar seriamente la posibilidad de seguir la vocación que tenía impresa -entonces aún sin develarse plenamente- en el corazón: el sacerdocio.

Al desatarse la segunda guerra mundial los alemanes cerraron todas las Universidades de Polonia con el objetivo de invadir no sólo el territorio sino también la cultura polaca. Frente a esta situación Karol Wojtyla con un grupo de jóvenes organizaron una Universidad clandestina en donde estudió filosofía, idiomas y literatura. Poco antes de decidir su ingreso al seminario, el joven Karol tuvo que trabajar arduamente como obrero en una cantera. Según relata el hoy Pontífice, esta experiencia le ayudó a conocer de cerca el cansancio físico, así como la sencillez, sensatez y fervor religioso de los trabajadores y los pobres.

En 1942 ingresó al Departamento teológico de la Universidad Jaguelloniana. Durante estos años tuvo que vivir oculto, junto con otros seminaristas, quienes fueron acogidos por el Cardenal de Cracovia. El 1 de Noviembre de 1946, a la edad de 26 años, Karol Wojtyla fue ordenado sacerdote en el Seminario Mayor de Cracovia y celebró su primera Misa en la Cripta de San Leonardo en la Catedral de Wavel.

3. ¿Cómo fue la vida de Karol Wojtyla de joven sacerdote y obispo?

Al poco tiempo de su ordenación obtuvo la licenciatura de Teología en la Universidad Pontificia de Roma Angelicum y más adelante se doctoró en Filosofía. Si en filosofía se especializó en la ética de Max Scheler, en teología lo hizo en nuestro místico español San Juan de la Cruz. Durante algún tiempo se desempeñó como profesor de ética en la Universidad Católica de Lublin y en la Universidad Estatal de Cracovia. Junto a la docencia ejerció una intensa labor apostólica, especialmente con los jóvenes, con quienes compartía tanto momentos de reflexión y oración como espacios de distracción y aventura al aire libre.

Con 38 años fue consagrado Obispo Auxiliar del Administrador Apostólico de Cracovia, Monseñor Baziak, convirtiéndose en el miembro más joven del Episcopado Polaco. Participó activamente en el Concilio Vaticano II, especialmente en las comisiones responsables de elaborar las constituciones Lumen Gentium y Gaudium et Spes. Con el fallecimiento, en 1964, de Monseñor Baziak, Wojtyla ocupó la sede de Cracovia como titular. Dos años después, el Papa Pablo VI convierte a Cracovia en Arquidiócesis. Durante su labor como Arzobispo, el futuro Papa se caracterizó por la integración de los laicos en las tareas pastorales, la promoción del apostolado juvenil y vocacional, la construcción de templos a pesar de la fuerte oposición del régimen comunista, la promoción humana y formación religiosa de los obreros y el aliento del pensamiento y las publicaciones católicas.

4. ¿Cómo fue la elección de Juan Pablo II?

En mayo de 1967, a los 47 años de edad, el Arzobispo Wojtyla fue creado Cardenal por el Papa Pablo VI. En 1974 el nuevo Cardenal ordenó a 43 nuevos sacerdotes, en la ordenación sacerdotal más numerosa desde que terminó la Segunda Guerra Mundial.

En 1978 muere el Papa Pablo VI y es elegido nuevo Papa el Cardenal Albino Luciani de 65 años quien tomó el nombre de Juan Pablo I. El “Papa de la Sonrisa”, sin embargo, fallece a los 33 días de su nombramiento. El 15 de octubre de 1978, luego de un nuevo cónclave, el Cardenal polaco Karol Wojtyla es elegido como el sucesor de San Pedro, rompiendo con la tradición de más de 400 años de elegir Papas de origen italiano. El 22 de Octubre de 1978 fue investido como Sumo Pontífice asumiendo el nombre de Juan Pablo II.

Si al asomarse al balcón principal de la fachada de la Basílica de San Pedro el nuevo Papa se presentó como un obispo “de un país lejano”, el primer comentario que minutos antes había hecho Juan Pablo II, mientras el sastre le retocaba una de las tres sotanas bancas preparadas de antemano para el Papa recién elegido, fue: “Desde luego, por falta de valor de los señores cardenales para elegir a un Papa de Polonia no ha quedado…”. Y añadió, resignado y sonriente, la frase con la que empieza y termina todas y cada una de sus intervenciones públicas: “¡Alabado sea Jesucristo!”.

5. ¿Por qué es excepcional el pontificado de Juan Pablo II?

Dice el Padre Joaquín Alliende, uno de los hombres de confianza del Papa para las catequesis de las Jornadas Mundiales de la Juventud, que si todos los papas son providenciales, algunos, como Juan Pablo II, además son excepcionales.

“He visto que un Papa no es bastante para abrazar a cada uno. Sin embargo, no puede haber más que un Papa y no sé como multiplicarlo”, dijo en su primera audiencia el Papa Wojtyla. Lo cierto es que este Papa, que será recordado por muchas cosas, lo será también por haber sabido como solucionar este problema. El ha llevado el barco de la Iglesia como un Padre que bendice a cada uno de sus hijos antes de acostarlos cada noche. Ciertamente se ha multiplicado más que nadie, más que ningún otro Papa había podido hacerlo, y en este multiplicarse ha alcanzado muchos récords que bien podrían aparecer en el libro del guinness: Casi un centenar de viajes fuera de Italia, muchos de ellos a más de cinco países a la vez, trece encíclicas; más de ochenta exhortaciones y cartas apostólicas, miles de alocuciones y mensajes, la personal atención a numerosos movimientos y comunidades eclesiales, que sigue personalmente; las novedosas jornadas mundiales de la juventud -año tras año desde 1985- con las que se ha convertido en la persona que más gente ha congregado en la historia, llegando a reunir varios millones de jóvenes.

6. ¿Por qué el Papa es tan comunicativo y televisivo?

Juan Pablo II no es un hombre de multitudes, sino de personas. El siempre esta entre personas, se dirige a personas, provoca la reacción y la respuesta de personas, y nunca de masas. Forma parte de su capacidad de espontánea concentración: mira a cada persona. Y es indiferente a otra mirada, como la mirada de las cámaras o de la televisiones, a las que nunca presta atención. Su telegenia es la telegenia de alguien que no se deja dominar por la cámara, que no se presta a la servidumbre de la imagen pública, y menos a la audiovisual. Él va a lo suyo, y la cámara le sigue. Para él es mejor así, para la cámara, mucho mejor todavía: actúa más libremente. En un estudio realizado en EEUU sobre Juan Pablo II y la televisión, la primera conclusión fue ésta: “Juan Pablo II domina la televisión ignorándola”. Y es que la televisión y el resto de los medios de comunicación quedan fascinados y atraídos por la peculiar “autenticidad semántica” de sus gestos.

Ciertamente la telegenia de Juan Pablo II constituye un nuevo lenguaje religioso, una nueva expresión del mensaje cristiano, una concreción más, entre muchas otras, de que la “nueva evangelización” por el propiciada es nueva “en sus métodos, en su ardor y en sus expresiones”, tal y como por vez primera la definió en Haití en 1983.

7. ¿El Papa es de derechas o de izquierdas?

El Papa –este Papa y todos los demás Papas- no es de derechas ni de izquierdas; es de por encima; es decir, de otra dimensión que no tiene nada que ver con unas categorías políticas que por otra parte están ya hasta pasadas de moda. Lamentablemente, caemos todos, de manera especial, los católicos y desde luego también muchos periodistas, en las trampas del lenguaje, que la sociedad actual nos tiende constantemente. Una de ellas, cada vez más evidente, es la de aplicar al mundo eclesial, al ámbito de la vivencia de la fe, categorías de orden político, o económico, o de estructuración de la sociedad, que no tienen nada que ver con la Iglesia. Ocurre también con la palabra democracia. El Señor, en el Evangelio, no dijo “vamos a hacer unas elecciones, unas primarias”; no, dijo: “tú eres Pedro, y eligió al que iba a ser cabeza de la Iglesia”; ni tampoco dijo “voy a hacer un referéndum sobre la verdad” sino “yo soy la verdad”. De modo que aplicar categorías de otro orden diverso a algo como la Iglesia, no tiene el menor sentido y quienes lo hacen se equivocan. Si lo hacen adrede, todavía se equivocan más, obviamente.

8. ¿Quién quiso matar al Papa?

Veinte años después de aquella trágica mañana del 13 de mayo en la plaza San Pedro, no hay un solo dato incontrovertible que pueda permitir una respuesta precisa y concreta a esta pregunta. Sólo quien lo hizo puede saberlo; pero de ninguna de las investigaciones policiales y judiciales que siguen abiertas se ha podido demostrar, con pruebas irrefutables, quién quiso asesinar a Juan Pablo II. Otra cosa es que todas las indicaciones y pistas hagan pensar razonablemente en que a la Unión Soviética que estaba dando sus últimas boqueadas como tal, le interesaba mucho que alguien como Juan Pablo II dejara de hacer y decir lo que él hacía y decía. Cuando Mijael Gorvachov, aludió indirectamente a esta cuestión muchos años después, todo lo que dijo fue que la caída del muro de Berlín y por tanto del comunismo, no hubiera sido posible sin Juan Pablo II. En cualquier caso, esa ignominia tristemente histórica, pese sobre quien pese, es ya lo de menos; lo que importa es que en cuanto el Papa pudo salir del hospital, lo primero que hizo fue ir a dar un abrazo y perdonar a quien había querido asesinarle.

9. ¿Ha cambiado Juan Pablo II el curso de la historia contemporánea?

La historia, como dijo hace ya muchos años el padre Bartolomeo Sorge, es como un gran mosaico. Cada uno de los acontecimientos son las piezas que lo componen. Tomados uno por uno, nada dicen: no son otra cosa que hechos para la crónica. En cambio, leídos conjuntamente, componen un diseño que los trasciende y que desvela su sentido más recóndito: de crónica se convierten en historia. Se hace crónica cuando se escribe o se habla sobre el Papa polaco, sus orígenes familiares, sus episodios de juventud; etc. Se hace historia, en cambio, cuando, con mirada de fe, se comprende el papel que el Papa polaco, eslavo, ha tenido en el final del comunismo y en la superación de la división del mundo en bloques ideológicos. Es más que evidente que en este sentido el papel de Juan Pablo II ha sido, venturosamente sigue siendo, absolutamente determinante, y desde este punto de vista se puede afirmar con toda legitimidad y verdad que Juan Pablo II ha cambiado el curso de la Historia Contemporánea o por lo menos ha contribuido más que nadie a cambiarlo, y a cambiarlo a mejor.

10. ¿Con su edad y con su actual estado de salud ¿por qué no dimite el Papa?

En primer lugar el Papa, ningún Papa, puede dimitir, porque ante quién lo va a hacer. En todo caso, y si se cumpliesen unas condiciones extremas, el Papa podría renunciar a su altísima misión. Para ello están establecidas en el código de derecho canónico las condiciones de tal no deseable eventualidad. Se ha llegado a plantear la hipótesis, ciertamente muy problemática de qué ocurriría si en un determinado momento hubiera dos sumos pontífices vivos en la Iglesia: el que hubiera renunciado y el nuevo que habría que elegir. El mismo día que comenzaba su 25 año de pontificado, para dejar las cosas muy claras, Juan Pablo II dijo: seguiré adelante hasta el final. Me pongo en manos de María: madre santísima consígueme las fuerzas del alma y del cuerpo para que pueda cumplir hasta el final la misión que me confió el resucitado. No parece, pues, que deba caber duda alguna al respecto. Juan pablo II estará en su puesto hasta el final y hasta el fondo. Cuando alguien de su confianza se atrevió no hace mucho a comentarle preguntas parecidas a esta, el Papa respondió sonriendo: no renuncio porque tampoco Cristo se bajó de la cruz y ciertamente, podía haberlo hecho.

11. ¿Qué dicen del Papa sus Cardenales?

El testimonio de estos tres cardenales bien pueden ser una pequeña muestra de cómo se sienten privilegiados de poder formar parte de este pontificado:

Para el Cardenal Martini, arzobispo emérito de Milán, “Juan Pablo II nunca se cansa de subrayar la centralidad del hombre que, en nuestra civilización, está amenazado por graves peligros. Su magisterio es garantía de llegar a la realización y culminación de aquel acontecimiento que marcó para siempre nuestro siglo: el Concilio Vaticano II”.

Para el Cardenal Antonio María Rouco, Arzobispo de Madrid, “Hoy podemos decir que todo lo que ha ocurrido en Europa Oriental no habría sucedido sin la presencia de este Papa. Hoy, que en la historia de Europa ha habido un viraje profundísimo, Juan Pablo II ha jugado -y juega en ello- un papel decisivo”.

Y para Cardenal Jean Marie Lustiger, Arzobispo de París, “Esta es la etapa más fecunda de su trayectoria pontificia, la de más proyección apostólica sobre este mundo dominado por inmensos sufrimientos. Ante este mundo a la deriva Juan Pablo II enarbola, con decisión y esperanza, la cruz de Cristo Salvador».

12. ¿Quién es Juan Pablo II para las mujeres más carismáticas de la Iglesia?

La Madre Teresa de Calcuta, que en octubre de este año será beatificada por Juan Pablo II, comentaba así la visita del Papa a Calcuta: “La gente decía: Dios ha venido a estar entre nosotros. El Papa ama a los pobres. En la India fue verdaderamente a la casa de los pobres y obligó a nuestro propio pueblo a abrir los ojos. El Papa es un don de Dios”.

Para Patti Mansfield, iniciadora en Estados Unidos de la experiencia de la Renovación Carismática en el seno de la Iglesia Católica, Juan Pablo II “es un tremendo regalo para la Iglesia y para el mundo por su santidad humana, su oración, su sufrimiento, su brillantez intelectual, su carisma para atraer a la gente hacia Dios, su atractivo para los jóvenes, su coraje para enfrentarse a los poderes de este mundo, su firme defensa de la vida humana y el énfasis que pone en transformar el poder en amor, su mensaje de esperanza en medio de tanto pesimismo”.

Chiara Lubich, fundadora del Movimiento de los Focolares, se fija sobre todo en que Juan Pablo II “tiene una enorme capacidad de amar de un modo personalizado. Y porque ama, es libre. Libre de esquemas preestablecidos, libre de abrazar a todos los hombres. Aquello que él hace, por medio de su ministerio, adquiere una dimensión tal, un peso tal, una influencia tal, que no se le puede comparar con ningún otro personaje contemporáneo”.

13. ¿Qué dicen del Papa sus más cercanos colaboradores?

Cuenta así Joaquín Navarro Vals, director de la Sala Stampa del Vaticano, la oficina de prensa más prestigiosa del mundo, que cuando vio por primera vez un texto salido de la mano de Juan Pablo II comprobó que “en el ángulo superior derecho de cada página, antes de redactar el texto, escribe una invocación jaculatoria. Más adelante comprendí que esas jaculatorias de cada página componen el texto de una oración que se desgrana, con pocas palabras por página, a lo largo de los folios que en cada caso escribe. Así, el texto del documento o discurso, es una reflexión que se desvela en el contexto de una plegaria. Y por tanto, lo que escribe, es también oración: oración de la inteligencia. Escribir, para él, es adentrarse con el pensamiento en un tema mientras la inteligencia, simultáneamente, reza”.

Para el Cardenal Camarlengo, Eduardo Martínez Somalo, “El Santo Padre dirige la Iglesia con oración, con ascetismo, con caridad, con verdad, con humildad, con espíritu de colegialidad. El Papa vive entregado a la Iglesia y la dirige con amor apasionado y con una fidelidad inquebrantable a Cristo, y en Cristo y por Cristo, por el bien de todos los hombres a cuyo encuentro va no sólo en las audiencias romanas, sino en su peregrinar apostólico por el mundo como heraldo del Evangelio”.

14. MIKHAIL GORBACHOV. Ex-presidente de la URSS. Premio Nobel de la Paz, habla de Juan Pablo II.

Su Santidad Juan Pablo II ha merecido el reconocimiento y el profundo respeto de miles y miles de personas, cosa que no me sorprende.

A partir del año 1989, en que lo conocí por primera vez, nos hemos visto en muchas ocasiones. Y en cada encuentro se reforzaba la convicción de que el Papa era un hombre de una gran inteligencia, con la conciencia pura y dotado de nobles propósitos. A Juan Pablo II lo han llamado a menudo el Gran Papa. No formo parte de la Iglesia, pero estoy plenamente de acuerdo…A Juan Pablo II se le ha visto a menudo como un gran político, y no podemos dejar de estar de acuerdo. Es más, probablemente él es el político más grande de la época contemporánea. La suya es una dirección política basada en la negación de la lógica de la violencia, en la lucha continua por las ideas de paz y de un nuevo orden mundial, verdaderamente pacífico y justo.

Quisiera añadir una consideración muy importante: Juan Pablo II es sobre todo un Hombre, un Hombre con mayúscula. Y él es el defensor del hombre, de toda la humanidad. El defensor de los derechos humanos sin hipocresía, un defensor sincero y perseverante…Él es un verdadero apóstol de humanismo.

15. LECH WALESA, Ex-presidente de la República de Polonia, habla de Juan Pablo II

Estoy seguro de que, entre todos los líderes de la historia, Su Santidad Juan Pablo II ocupa un lugar especial. No sólo porque es el jefe espiritual de muchos de miles de católicos, sino también porque es Vicario de Cristo.

En su primer viaje a Polonia, el Santo Padre nos dio tres sencillas indicaciones: «Vivid en la verdad», «No tengáis miedo», «Cambiad el rostro de esta tierra»… Aquella semilla plantada en la tierra polaca dio como fruto el nacimiento de los primeros sindicatos libres en un país comunista, y contribuyó, sucesivamente, a la libertad de Polonia, así como a la de toda la Europa del Este, con la caída más general del comunismo.

Alguien ha dicho que ésta ha sido la respuesta justa a la pregunta de Stalin, que había preguntado riéndose: «¿Cuántas divisiones militares tiene el Papa?». En efecto, no tenía ni una, per la «palabra que se convierte en sustancia ha sido capaz de cambiar el destino de países e imperios… Así, pues, si preguntáis quién es el autor de la independencia polaca y de la caída del Muro de Berlín y del imperio soviético, la respuesta es una sola: Juan Pablo II. Sin él todo esto no habría sucedido nunca. Él ha activado la reacción en cadena de la que somos testigos.

16. ¿Habla Juan Pablo II sólo para los católicos?

Todos hemos sentido alguna vez miedo. Cada día que nos levantamos, cuando encendemos la radio, solemos tener la duda, quizá la sospecha, de que la fecha esté marcada en el calendario en color de rojo. ¿Qué nos pasará hoy? ¿Qué habrá ocurrido en España, en Europa, en el mundo? ¿Y la amenaza de la guerra? ¿Y el hambre, el terrorismo, la violencia? Son sentimientos comunes a todos los hombres. Y, sin embargo, cuando el 22 de octubre de 1978, el recién elegido Juan Pablo II pronunció en la plaza de San Pedro aquella, hoy ya, famosa frase de “!No tengáis miedo!” estaba haciendo una invitación a todos los hombres, a cada uno de nosotros, a no tener miedo. Era una invitación a pensar que los hombres, todo hombre y todos los hombres, hemos sido redimidos por Cristo. Como Juan Pablo II nos recordó en su primera encíclica, Redemptor Hominis, el poder de la Cruz de Cristo y de su resurrección es más grande que todo el mal que pueda hacer que el hombre tenga miedo. Juan Pablo II se dirige al corazón atemorizado del hombre con el eco de las palabras del Maestro: No tengáis miedo.

El mensaje del Papa y sus destinatarios (31-40)

17. ¿Habla Juan Pablo II sólo para los ricos, los poderosos, los que tienen cultura?

El lenguaje de Juan Pablo II es el lenguaje universal del corazón del hombre. Juan Pablo II no sólo habla a los jefes de las naciones, a los líderes del mundo. También lo hace cuando se acerca a un niño y le acaricia; cuando abraza a un sacerdote anciano; o cuando mira a los ojos de su interlocutor. Juan Pablo II nos recuerda, en cada uno de sus gestos, en cada una de sus palabras, que es testigo de la vida que es más fuerte que la muerte; que es testigo de Dios, que da la vida porque es amor. El amor es patrimonio de todos los hombres. Para Dios, que es amor, no importa tener mucho o tener poco, saber mucho o saber poco. Lo que Dios quiere, y nos lo repite constantemente Juan Pablo II, es que el hombre, todo el hombre y todos los hombres, conozcamos y amemos a Cristo, nuestro salvador. En su primera encíclica, Juan Pablo II nos dijo que la misión del cristiano es “revelar a Cristo al mundo, ayudar a todo hombre para que se encuentre a sí mismo en él, ayudar a las generaciones contemporáneas de nuestros hermanos y hermanas, pueblos, naciones, Estados, humanidad, países en vías de desarrollo y países de la opulencia, a todos, a conocer “las insondables riquezas de Cristo” porque éstas son para todo hombre y constituyen el bien de cada uno”.

18. ¿Qué les ha dicho Juan Pablo II a los niños?

Un día, Jesús, dijo “Dejad que los niños se acerquen a mí”. Juan Pablo II también ha repetido las palabras del Maestro: Dejad que los niños se acerquen a mí. El 13 de diciembre de 1994, el Papa escribió una deliciosa carta a los niños del mundo en la que les decía que “si es cierto que un niño es la alegría no sólo de sus padres, sino también de la Iglesia y de toda la sociedad, es cierto igualmente que en nuestros días muchos niños, por desgracia, sufren o son amenazados en varias partes del mundo: padecen hambre y miseria, mueren a causa de enfermedades y de la desnutrición, perecen víctimas de la guerra, son abandonados por sus padres o condenados a vivir sin hogar, privados del calor de una familia propia, soportan muchas formas de violencia y de abuso por parte de los adultos”. Juan Pablo II nos ha enseñado a los mayores, hablando a los niños, qué significa aquello que dijo Jesús: ¿Si no os hacéis como niños no entraréis en el reino de los cielos? Sólo quienes encuentran en Dios a un Padre; sólo los que están llenos de entrega confiada y son ricos en bondad y puros, son como niños. La mejor tarjeta de presentación para entrar en el reino de los cielos.

19. ¿Qué les ha dicho Juan Pablo II a los ancianos?

Cumplidos ya 79 años, un día, Juan Pablo II, cogió su pluma y se puso escribir una carta a los ancianos. La carta comenzaba así: “He sentido el deseo, siendo yo también anciano, de ponerme en diálogo con vosotros. Lo hago, ante todo, dando gracias a Dios por los dones y las oportunidades que hasta hoy me ha concedido en abundancia”. Más adelante, el Papa anciano nos recordaba a todos que “los ancianos ayudan a ver los acontecimientos terrenos con más sabiduría, porque las vicisitudes de la vida los han hecho expertos y maduros. Ellos son depositarios de la memoria colectiva y, por eso, intérpretes privilegiados del conjunto de ideales y valores comunes que rigen y guían la convivencia social. Excluirlos es como rechazar el pasado, en el cual hunde sus raíces el presente, en nombre de una modernidad sin memoria”. Y, al final, el Papa anciano invitaba a los ancianos del mundo a rezar con el: “Cuando venga el momento del “paso” definitivo, concédenos afrontarlo con ánimo sereno, sin pesadumbre por lo que dejemos. Porque al encontrarte a Ti, después de haberte buscado tanto, nos encontraremos con todo valor auténtico experimentado aquí en la tierra, junto a quienes nos han precedido en el signo de la fe y de la esperanza”.

20. ¿Qué les ha dicho el Papa a los jóvenes?

Los jóvenes están muy cerca del corazón del Papa, como estuvo el joven discípulo amado durante la última cena muy cerca del corazón de Jesús. Cada vez que Juan Pablo II se reúne con los jóvenes se repite aquella escena del evangelio en la que el Maestro respondió a la inquieta pregunta de un joven rico, después de mirarle fijamente a los ojos, y le dijo que para conseguir la vida eterna debía vender cuanto tenía, dárselo a los pobres y seguirle. Pero como nos cuentan los Evangelios, el joven rico se marchó triste. Juan Pablo II no quiere que ningún joven del mundo se marche triste a la vida diaria, después de haber cruzado su mirada con la Cristo. Muestra de ello es la carta a los jóvenes que el Papa firmó el 31 de marzo de 1985. En ella decía: “La Iglesia mira a los jóvenes; es más, la Iglesia de manera especial se mira a sí misma en los jóvenes, en todos vosotros y a la vez en cada una y en cada uno de vosotros. Así ha sido desde el principio, desde los tiempos apostólicos. Las palabras de san Juan en su Primera Carta pueden ser un singular testimonio: -decía san Juan- Os escribo, jóvenes, porque habéis vencido al Maligno. Os he escrito a vosotros, hijos míos, porque conocéis al Padre… Os he escrito, jóvenes, porque sois fuertes y la Palabra de Dios permanece en vosotros”.

21. ¿Qué les ha dicho el Papa a las mujeres?

El 4 de septiembre de 1995 se inauguró al Conferencia de Pekín sobre la mujer en el mundo. La Secretaria General de esa conferencia, la señora Gertrude Mongella, se había reunido meses antes con Juan Pablo II. Al término de la entrevista comentó que “si todo el mundo razonará como Juan Pablo II, no sería necesario celebrar conferencias de esta clase”. El 29 de junio de 1995, Juan Pablo II escribió una Carta a las mujeres en la que decía “la dignidad de la mujer ha sido ignorada con demasiada frecuencia y sus prerrogativas, tergiversadas. Se las ha relegado al margen de la sociedad y se las ha reducido a simples siervas, lo que ha conducido a un empobrecimiento espiritual de la humanidad”. Juan Pablo II ha explicado, como nadie, lo que es y significa “el genio femenino”, y nos ha recordado a todos que “el respeto por la mujer, el asombro por el misterio de la feminidad, y en fin, el amor esponsal de Dios mismo y de Cristo como se manifiesta en la Redención, son todos elementos de la fe y de la vida de la Iglesia que no han estado nunca completamente ausentes de Ella”. Juan Pablo II ha abierto las espuertas a una rica y fecunda teología de la mujer, que se fija en la Virgen María como inspiradora sin igual.

22. ¿Qué les ha dicho el Papa a las familias?

Cuando Juan Pablo II le habla a las familias, piensa siempre en la Sagrada Familia de Nazaret. Cristo vino al mundo en el seno de una Familia. Y Cristo viene a cada una de nuestras familias en la medida en que son lo primero y los más importante para cada uno de nosotros, y, así, se cumple lo que afirma el Concilio Vaticano II, que Cristo “manifiesta plenamente el hombre al propio hombre”. Muchas han sido las ocasiones en las que Juan Pablo II se ha dirigido a las familias. Hay dos textos suyos de especial relevancia: la encíclica “Familiaris consortio” y la Carta a las Familias, con motivo del año internacional de las familias. En ambos textos, el Papa insiste en que no hay persona, ni sociedad, sin familia. La especial preocupación de la Iglesia, y el particular trabajo por la causa de la familia, no es más que un empeño por la dignidad del hombre, por la defensa del hombre en toda su integridad. La familia es la auténtica escuela de amor, de verdad, de caridad, de libertad y de generosidad. El futuro del hombre, de la humanidad, depende de la familia. “La Iglesia, ha escrito Juan Pablo II, conoce el camino por el que la familia puede llegar al fondo de su más íntima verdad. Este camino, que la Iglesia ha aprendido en la escuela de Cristo y en la de la historia no lo impone, sino que siente en sí la exigencia apremiante de proponerla a todos sin temor, con gran confianza y esperanza, aun sabiendo que la “buena nueva” conoce el lenguaje de la cruz”.

23. ¿Qué les ha dicho el Papa a los sacerdotes?

Es posible que la imagen de los sacerdotes en los medios de comunicación no esté muy bien tratada. Y, por tanto, sea difícil explicar hoy qué es un sacerdote. Sin embargo, si miramos a Juan Pablo II nuestras dudas se aclaran. El Papa es el gran párroco del mundo. Cada año, desde hace muchos, Juan Pablo II escribe a todos los sacerdotes una carta con motivo del jueves santo. El Papa comenzó a forjar su corazón y su inteligencia de padre y pastor desde el día de su ordenación sacerdotal. Fue su inicial ministerio la mejor escuela de caridad, de vida y de entrega a la Iglesia. Con motivo del cincuenta aniversario de su ordenación sacerdotal, escribió un precioso libro en el que contaba su vocación al sacerdocio. Y decía “ si se analizan las aspiraciones del hombre contemporáneo en relación con el sacerdote, se verá que, en el fondo, hay en el mismo una sola y gran aspiración: tiene sed de Cristo. ¡Al sacerdote se le pide a Cristo! Y de él, el hombre contemporáneo, tiene derecho a esperarlo, ante todo mediante el anuncio de la Palabra”.

24. ¿Cuál es la mirada de Juan Pablo II sobre los interrogantes del hombre contemporáneo?

Ya en su primer saludo a la ciudad de Roma y al mundo, Juan Pablo II interpeló a los hombres y mujeres de nuestro tiempo con una exclamación que ha repetido después en numerosas ocasiones: “¡no tengáis miedo!, sólo Cristo conoce el corazón del hombre”. En la encíclica Redemptor Hóminis, que señala las líneas maestras de su pontificado, Juan Pablo II afirma que el hombre, con sus esperanzas, debilidades y temores, es el camino que debe recorrer la Iglesia. La tarea de la Iglesia es orientar la mirada y la conciencia del hombre hacia Cristo, el único que puede darle el sentido pleno de su existencia. En este sentido, el Papa no ha dejado de recordar que no existe ningún otro interlocutor que esté a la altura de los deseos y las exigencias del corazón humano, sino Jesucristo.

¡Qué valor debe tener el hombre a los ojos del Creador, si ha merecido tener tan grande Redentor!, exclama Juan Pablo II en su primera Encíclica. En realidad el cristianismo es este profundo estupor respecto al valor y la dignidad del hombre.

25. ¿Qué lugar ocupa la defensa y promoción de la vida, en el Magisterio de Juan Pablo II?

Consciente de las especiales dificultades de la cultura contemporánea para reconocer el significado y valor de la vida humana en toda su plenitud, Juan Pablo II ha colocado “el Evangelio de la vida” en el centro de su magisterio. La encíclica Evangelium Vitae, es una bellísima exposición del valor sagrado e inviolable de toda vida humana, desde su inicio y hasta su término. Sobre este valor se fundamentan, advierte el Papa, la convivencia humana y la misma comunidad política.

No ha faltado en sus intervenciones, la denuncia de las amenazas que se ciernen sobre la vida humana: el aborto, la eutanasia y la manipulación de embriones; también el terrorismo y la explotación económica que condena al hambre a poblaciones enteras.

Juan Pablo II observa una especie de eclipse del valor de la vida en nuestra cultura contemporánea, y por eso pide a todos los miembros de la Iglesia, que ofrezcan nuevos signos de esperanza para edificar una civilización de la verdad y del amor.

26. ¿Por qué considera Juan Pablo II a las familias una esperanza firme para el futuro de la humanidad?

El Papa ha dedicado una parte importante de su predicación a explicar el profundo misterio de la unión conyugal, así como la vida de la familia que nace de ella. El ser humano no fue creado para la soledad, sino para la comunión, y ésta se realiza de un modo singular en la relación entre un hombre y una mujer que deciden unir sus existencias en un único proyecto de vida. Juan Pablo II observa que a pesar de las dificultades, Jesús no dejó de afirmar el designio originario de Dios sobre el matrimonio: un amor incondicional, indisoluble y abierto a la vida. Como pastor cercano, el Papa no desconoce las dificultades y los dramas en la vida de las familias, pero también sabe que Jesús proporciona a los esposos, a través del sacramento, la gracia necesaria para superarlas. Las familias cristianas están llamadas a ofrecer un testimonio de caridad y acogida, convirtiéndose así en protagonistas de la misión de la Iglesia.

27. ¿Cómo entiende Juan Pablo II la relación entre la fe y la razón humana?

Para Juan Pablo II la fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Por una parte, en el hombre alienta el deseo de conocer la verdad de sí mismo, de la realidad entera y de su Misterio último, que es Dios. Por otra, Dios mismo ha querido revelarse en términos comprensibles, a través de las palabras y los gestos de Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre. En su encíclica Fides et Ratio, Juan Pablo II muestra el drama de la separación entre fe y razón, porque si la razón del hombre se ve privada de la Revelación, se vuelve presuntuosa o tiende a renunciar a su meta final; y si la fe ignora la razón, corre el peligro de verse reducida a mito o superstición.

Por eso ha pedido a los filósofos y científicos una nueva apertura al anuncio cristiano, y a los teólogos, un renovado empeño para expresar la fe en el contexto cultural de nuestro tiempo.

28. ¿Qué novedad aporta el magisterio de Juan Pablo II sobre el trabajo humano?

La experiencia personal del mundo del trabajo que Karol Wojtyla llevó consigo a la Sede de Pedro, le ha permitido elaborar un magisterio especialmente rico y original sobre esta materia. De hecho, Juan Pablo II es el primer Papa de la historia que ha dedicado toda una Encíclica al trabajo humano, la Laborem Exercens. En ella afirma que el trabajo es la clave esencial de toda la cuestión social. Especialmente sugestiva es la presentación que hace en este documento de la dimensión subjetiva del trabajo: el sujeto del trabajo es el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, que ha recibido el encargo de “dominar la tierra”. Por eso el hombre, mediante su trabajo, participa en la tarea de la creación, y al mismo tiempo se realiza en su humanidad. El Papa recuerda con fuerza la prioridad del trabajo humano sobre el capital, y subraya la solidaridad como nota distintiva de la verdadera experiencia del trabajo vivida en común. En sus numerosos viajes, no ha dejado de alzar la voz en defensa de condiciones laborales más justas para los trabajadores.

29. ¿De qué forma ha afrontado Juan Pablo II la relación entre la Iglesia Católica y el judaismo?

Movido por su propia experiencia y sensibilidad personales, Juan Pablo II ha hecho avanzar con determinación el diálogo de la Iglesia católica con el mundo judío. Quedan para la historia su visita a la Sinagoga de Roma, en la que se dirigió a los judíos como “nuestros hermanos mayores”; su discurso en el museo del Holocausto de Jerusalén, donde afirmó que sólo una ideología sin Dios podía llevar a cabo el exterminio de un pueblo entero; y su oración en el Muro de las Lamentaciones, donde pidió perdón a Dios por cuantos en la historia han causado sufrimiento a los hijos de Abraham. Bajo su impulso se publicó una reflexión sobre la tragedia de la Shoá, en la que la Iglesia expresa el deseo de construir un futuro nuevo en el que no existan sentimientos antijudíos entre los cristianos, ni sentimientos anticristianos entre los judíos, sino el respeto mutuo exigido entre quienes adoran al único Creador y Señor, y consideran a Abraham su padre común en la fe.

30. ¿Cuáles son para Juan Pablo II las claves para establecer una paz justa y duradera en el mundo?

Los pilares de la paz verdadera son la justicia y esa forma particular del amor que es el perdón, afirmó el Papa pocos meses después de la tragedia del Once de Septiembre. Recogiendo la idea de San Agustín, Juan Pablo II define la paz como “la tranquilidad del orden”, que es mucho más que la ausencia de hostilidades: es el orden establecido por Dios, que tiene en su centro la dignidad inviolable de cada persona. Consciente de los numerosos conflictos que afligen a nuestro mundo, Juan Pablo II advierte que la verdadera paz requiere sanar las heridas abiertas en las relaciones entre personas y comunidades, y para eso son necesarias la justicia y el perdón. Por un lado, la justicia es una virtud moral y una garantía legal que vela sobre el pleno respeto de los derechos y los deberes de todos. Pero el Papa advierte con sabiduría que la justicia humana es siempre frágil e imperfecta, por lo que debe completarse con el perdón, que cura las heridas y restablece en profundidad las relaciones humanas truncadas.

31. ¿Qué le ha impulsado a Juan Pablo II a realizar 103 viajes apostólicos?

Fue Jesús quien encomendó a los apóstoles la misión de ir por el mundo para predicar el Evangelio. Evangelizar, comunicar la Buena Nueva por todos los rincones del planeta… San Pablo en su carta a los romanos escribió con poético realismo: «Qué hermosos son los pies de aquellos que van proclamando el esperanzador anuncio de la paz»… Juan Pablo II siguiendo la voluntad de Cristo y con el entusiasmo de Pablo, pocos días después del inicio del pontificado, dejó claro que su pontificado sería itinerante. El telón de fondo del papado no solo sería la cúpula y la plaza de San Pedro, serían también rascacielos, aldeas perdidas, campos y ciudades de los cinco continentes. Desde el primer momento sus palabras no dejaron lugar a dudas: «Quiero acercarme a todos, a los qu rezan y donde rezan… Al beduino en la estepa, a la carmelita o al monje cisterciense en sus conventos; al enfermo en su lecho de sufrimiento, al oprimido, a los humillados… a todos y por doquier. Desearía traspasar el umbral de todas las casas…He decidido viajar hasta los extremos confines de la tierra». A los periodistas, en uno de los vuelos nos dirá: «Cada día recorro en la oración una geografía espiritual… Mi espiritualidad es un poco geográfica».

32. ¿Cuáles son los objetivos de los viajes del Papa?

Al regresar de una de las visitas a África, Juan Pablo II explicó que se consideraba el párroco del mundo: «Hasta ahora los feligreses se acercaban a la parroquia, ahora es el párroco quién debe ir entre las gentes». Confirmar a los hermanos en la fe es la razón principal de «estas peregrinaciones al santuario viviente del pueblo de Dios». Tres meses después de su elección a la cátedra de Pedro, en su primer viaje pastoral a Méjico, para presidir en Pueblo de los Ángeles la tercera conferencia del episcopado latino americano, en la escala de Santo Domingo le preguntamos al papa: «¿hacia donde iba el pontificado de Juan Pablo II? y contestó sin dudarlo «Hacia adelante, en busca y en defensa del hombre y con el Evangelio en la mano». Al regresar a Roma una semana más tarde, el primero de febrero de 1979, dirá: «He rezado por un mundo mas pacífico, más justo y más humano». Confirmar y alentar a los hermanos en la fe es la principal razón de los viajes de Juan Pablo II. No importa que sean pocos, como en Azerbayan donde la comunidad católica apenas son 130 miembros. El papa va para asegurarles que está con ellos; que la Iglesia no les abandona.

33. ¿Qué mensaje lanzó Juan Pablo II desde la sede de las Naciones Unidas en 1995?

El Papa ante la Asamblea general de la ONU, planteó la necesidad de elaborar una Carta Internacional de los derechos de los pueblos, una Carta Magna, como medio siglo antes, fue la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Desde la tribuna de los oradores, en el palacio de cristal, acusó a los «nacionalismos exclusivos de causar una pesadilla de violencia». Hizo referencia «a los derechos de las naciones» como «complemento imprescindible de los derechos humanos y señaló que solo con la transformación cualitativa de este esperanzador foro mundial, identificado con la paz «se podrá -dijo el Papa- acabar también cn la guerra fría. Les animó a superar los miedos y construir una civilización basada en la solidaridad. Pronunció un mensaje apasionado que concluyó con un vehemente anhelo: «Con la ayuda de Dios podemos construir una verdadera cultura de la libertad. Podemos y ¡debemos hacerlo!» y haciéndolo, nos daremos cuenta de que las lagrimas del siglo XX han preparado el terreno para una nueva primavera del espíritu humano». De pie, los cientos de delegados acogieron el discurso papal con quince minutos de aplausos.

34. ¿Cuántas veces ha visitado Juan Pablo II su amada Polonia?

Nueve, la última aunque muchos aseguran que ha sido la penúltima, fue a mediados del pasado agosto, cuando acarició tierna melancólicamente los lugares más queridos. Desde el helicóptero sobrevoló, su Wadowice natal, transcurrió cuatro días en Cracovia, Rezó en la catedral de Wavel donde fe ordenado sacerdote en 946, visitó la Iglesia de San Florian, de la que fue vice parroco, la tumba de sus padres y desde el cielo admiró los montes Tatra donde esquiaba desde niño. Fue el viaje en el recuerdo, el viaje de la memoria. Desde el primero habían transcurrido 23 años. Era el 2 de junio de 1979, Polonia estaba bajo el Imperio Soviético pero en la plaza de la Victoria, aquella misma tarde Juan Pablo II celebró la Misa junto a una gigantesca cruz y en la homilía afirmó que: «No se puede excluir a Jesucristo de la historia del hombre; que no se le puede excluir en ninguna parte del globo y en cualquier latitud y longitud geográficas». En el segundo viaje, en 1983 en Polonia volvieron a oirse rumor de sables y al sindicato Solidaridad le habían cortado las alas… Fue un viaje triste, cargado de amenazas. El papa volvió en 1987 para recordarle a Moscú, en presencia del marxista, general Jaruzelski «que Polonia conserva intacta la fe cristiana y propone la propia victoria espiritual al Este que se enfrenta a Dios y al rico Occidente que se jacta de no necesitar al Señor».

35. ¿Cuál ha sido el viaje para Juan Pablo II con mayor significado?

Sin duda, el viaje a la Tierra de Cristo… a Tierra Santa. Más que un viaje una peregrinación a los lugares donde nació Jesús -Belen- a Nazareth donde vivió con sus padres… a Galilea por donde fue predicando el Evangelio, a Jerusalén donde Cristo sufre la Pasión, Muerte y Resucitará para darnos la Vida Eterna. Era el sueño de un pontificado itinerante que logrará hacerse realidad el 20 de marzo del 2000. Ese día el sucesor de Pedro hizo el camino inverso al apostol. Desde la Ciudad Eterna a la Ciudad Santa. Una semana más tarde, Juan Pablo II se despidió de Jerusalén, subiendo al Gólgota y besando la piedra del sepulcro en la Basílica del Santo Sepulcro, pero ants había rezado en el Monte de los Olivos y celebrado la Eucaristía en el Cenáculo.

Visitó al Gran Mufti junto a la mezquita de Albutar y a los hebreos les rindió un homenaje visitando el Museo del Holocausto y en el Muro de las Lamentaciones, dejó escrito la petición de perdón por el daño que la Iglesia Católica ha podido hacer al pueblo judío. A los unos y a los otros, les pidió «trabajar juntos y unidos, en favor de la reconciliación y la paz; y cerrar con determinación las heridas del pasado».

36. ¿Qué espera el Papa de los jóvenes del tercer milenio?

En el discurso del Papa a los jóvenes en el Monte del Gozo en Santiago de Compostela, les dijo expresamente:” No tengáis miedo a ser santos…” El Papa invita a los jóvenes a ser heraldos del Evangelio, mensajeros del amor, testigos valientes de Cristo que no tengan miedo a proclamar con su vida que hoy Cristo, sigue viviendo en medio de nosotros. Les invita a que sean mensajeros de verdad, para ser testigos en el mundo, sobre todo ante sus compañeros de viaje, los jóvenes, que buscan el camino, la verdad, y la vida… “Ha llegado la hora de la nueva evangelización”, y a ello invita con fuerza el Papa… porque hoy más que nunca el mundo necesita de ti, de mi, de todos, para proclamar con fuerza el mensaje del Evangelio: que sólo el amor podrá hacer arder al mundo.

37. El Papa está trabajando por la paz ¿qué les pide a los jóvenes constructores de paz?

Nadie pone en duda la situación por la que está atravesando el mundo, ni los esfuerzos del Papa por que la Paz sea una realidad, y no una utopía. Pero el Papa, siempre ha sido el heraldo de la paz, y en el mensaje que transmitió a los jóvenes en Santiago en el año 1989 les dijo: “…Queridos jóvenes, la expectativa que la humanidad va cultivando entre tanta injusticia y sufrimiento, es la nueva evangelización marcada por la libertad y la paz. Los jóvenes, según palabras del Papa, son los constructores que, guiados por la fuerza del amor, para edificar en la ciudad del hombre, la ciudad de Dios. Y les dice que son el futuro, son el mañana, colaboradores con Dios en la edificación de la civilización del amor. Y atendiendo a las palabras del Papa, nosotros, jóvenes del tercer milenio, hemos de ser testigos de ese mensaje de paz y amor que brota de un Cristo que hoy nos sigue animando a construir un mundo mejor… pero solo podremos conseguirlo, si en nuestro entorno más cercano somos capaces de construir y transmitir esa paz. Sólo así, haremos posible que ese mundo mas justo, ese sueño de un mundo en paz se haga realidad.

38. ¿Que dice el Papa a los jóvenes novios y matrimonios en un mundo en el que la familia esta siendo atacada?

Con ocasión del encuentro del Papa con los jóvenes en el estadio Santiago Bernabéu en su primera visita a España, dirigiéndose a los jóvenes les dijo: “Jóvenes que me escucháis… Cristo desea enseñaros la maravillosas riqueza del amor conyugal. Dejad que sea Él quien hable a vuestro corazón. No huyáis de Él. Tiene algo importante que deciros para el futuro de vuestro amor…” Invita a los jóvenes a que se esfuercen por descubrir la verdadera dimensión del amor, dejando de lado lo que el mundo quiere venderles. Los jóvenes han de hacer que el amor vuelva a su fuente;: Cristo, siendo testigos de la verdad, del amor… única verdad digna de seres humanos, llamados a formar parte de la familia de Dios…

39. ¿Que dice el Papa a los jóvenes que sienten la llamada del Señor a la vida consagrada?

En el discurso que el Papa dirigió a los jóvenes en Santiago de Compostela, allá por el año 1989, les dijo: “…Mis amados jóvenes, ¡no tengáis miedo de responder con generosidad a la llamada del Señor. ¡Que vuestra fe brille ante el mundo! ¡Que vuestras acciones muestren vuestro compromiso derivado del mensaje de salvación del Evangelio…! ¡… Mis queridos jóvenes de todos los continentes, ¡no tengáis miedo de ser los santos del nuevo milenio! Sed contemplativos y amantes de la oración, coherentes con vuestra fe y generosos en el servicio a los demás… escuchadme, responded al Señor con corazón fuerte y generoso…” Hoy, los jóvenes del tercer milenio siguen respondiendo con generosidad a la llamada del Señor que les invita a seguirle… jóvenes testigos y testimonios vivos para el mundo… jóvenes que nos siguen demostrando que merece la pena entregar una vida por el Reino.

40. ¿Qué dice el Papa a los jóvenes que quieren comprometerse en el mundo?

En el discurso que el Papa dirige a los jóvenes en su alocución de bienvenida en el Exhibition Place de Toronto el pasado año, dirigiéndose entusiasmado a los miles de jóvenes congregados les dice: “…Queridos jóvenes, cuando, sabéis ser dignamente sencillos en un mundo que paga cualquier precio al poder; cuando sois limpios de corazón entre quien juzga sólo en términos de sexo, de apariencia o hipocresía; cuando construís la paz en un mundo de violencia y de guerra; cuando lucháis por la justicia ante la explotación del hombre por el hombre o de una nación por la otra; cuando con la misericordia generosa no buscáis la venganza; sino que llegáis a amar al enemigo; cuando en medio del dolor y las dificultades no perdéis la esperanza y la constancia en el bien, apoyados en el consuelo y ejemplo de Cristo y en el amor al hombre hermano. Entonces os convertís en transformadores eficaces y radicales del mundo y en constructores de la nueva civilización del amor, de la verdad, de la justicia, que Cristo trae como mensaje…no tengáis miedo, Cristo está con vosotros…”

41. ¿Qué dice el Papa a los jóvenes sobre la felicidad?

En Toronto, durante la vigilia de oración en Downsview con los jóvenes, muy ilusionado les dijo: “… El espíritu del mundo ofrece muchos espejismos, muchas parodias de la felicidad. Quizá no haya tiniebla más densa que la que se introduce en el alma de los jóvenes cuando falsos profetas apagan en ellos la luz de la fe, de la esperanza y del amor. El engaño más grande, la mayor fuente de infelicidad es el espejismo de encontrar la vida prescindiendo de Dios, de alcanzar la libertad excluyendo las verdades morales y la responsabilidad personal. Jesús os invita a elegir entre estas dos voces…” Y esa es la clave de la felicidad, un hombre, un nombre que todo lo llena: Cristo Jesús que tiene palabras de vida eterna.

42. ¿Cómo pueden ser los jóvenes luz en un mundo rodeado por las sombras de la noche?

En el mensaje que el Papa dirige a los jóvenes el domingo de Ramos del año 2002 en Roma, les invita a ser “los centinelas de la mañana”. Y sigue haciendo una llamada a ser testigos de la luz allá donde cada joven se encuentre, siendo mensajeros del Reino en el mundo, siendo sal para la tierra, y luz para un mundo que agoniza en medio de la oscuridad de la noche. Les invita a que no se presten a ser instrumentos de violencia y destrucción, que defiendan la paz, incluso a costa de la propia vida si fuera necesario. Que no se conformen con un mundo en el que muchos seres humanos se mueren de hambre, que no tienen trabajo… defensores de la vida en cada momento de su desarrollo, y que se esfuercen en construir un mundo mas habitable para todos.

08.04.2005

Cortesía: Arquidiocesis de Madrid