El templo contiene numerosas obras de arte de interés entre las que cabría destacar el Retablo de las Ánimas con el Juicio Final y la Misa de San Gregorio, situado a la izquierda en la entrada del templo, entrando por la fachada de la Plaza Abad Penalva. Es un retablo pintado en 1574 por el pintor alicantino (nacido en Cocentaina) Nicolás Borrás, discípulo de Juan de Juanes