La Ofrenda de Flores alicantina a su patrona es la más antigua de las que se celebran en España, ya que data de 1941, anterior a alguna de las más destacadas de nuestra geografía como son la de la Virgen del Pilar en Zaragoza que es de 1958, la de la Mare de Déu del Lledo en Castellón es de 1947, a la Virgen de los Desamparados en Valencia es de 1945.

En cuanto la Ofrenda alicantina, a modo de recordatorio, saber que los primeros años se hizo en un recinto cerrado, al cumplir medio siglo la Ofrenda empezó a hacerse en la plaza del Ayuntamiento sobre la pared del consistorio, a donde se llevaba en procesión la imagen de la Virgen del Remedio, al principio la Ofrenda se realizaba en un solo día y las flores estaban expuestas hasta el 23, pues el 24 se desmontaban para la crema. Es a partir de 1996 cuando se intenta realizar un dibujo floral con los ramos, del mismo modo que se hizo necesario dividir la Ofrenda, en dos días consecutivos para evitar una jornada maratoniana y desde hace dos años la Ofrenda se traslado a una peana colocada en la plaza enfrente de la Concatedral de San Nicolás, mas acorde con el carácter religioso del acto.