En exclusiva  la palabras que,  en nombre de todos los alicantinos, dirigirán a nuestra Patrona, la Virgen del Remedio.

Será tras la Ofrenda de Flores que todas la comisiones Festeras de la Ciudad dedican a la Patrona de alicante:

 

 

OFRENDA DE LA BELLESA DEL FOC INFANTIL 2015

Daniela Guzzardo.

 

 

daniela-2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Querida Madre del  Remedio:
Los niños de Alicante queremos mostrarte que te queremos  con las flores que venimos a dejar junto a ti.
Tú eres la Madre de Dios y nuestra Madre.
Como hacemos con nuestras mamás,  hoy venimos a darte gracias por tu cariño y a pedirte que escuches nuestras súplicas:
Madre:  mira  a nuestras familias y protégelas. Que Jesús bendiga a nuestros padres, nuestros abuelos y a todos nuestros familiares. Que bendiga a todas las familias de Alicante y de todo el mundo, especialmente las que pasan por estos momentos difíciles que vivimos. Que bendiga también a la gran familia de las Hogueras.
Madre nuestra, cuida de todos los niños del mundo, especialmente de aquellos que sufren por la en enfermedad , la violencia, o el hambre, y a nosotros  ayúdanos a ser solidarios.
Te queremos mucho.
En las flores va nuestro cariño.
Gracias, Madre del Remedio

 

 

OFRENDA DE LA BELLEA DEL FOC. 2015

Carmen Caballero.

 

carmen-caballero

 

 

 

 

 

 

 

 

Madre de nuestro Alicante:
Durante estos dos días, tus hijos, hemos venido a mostrarte nuestro afecto y cariño depositando unas flores que hemos dejado ante tu casa y ante tu imagen.
Bendita Madre del Remedio, que siempre miras con cariño, desde tu camarín, a este pueblo que siente el orgullo de llevar tu nombre en el corazón.
Bendita Virgen , a la que nuestros ojos miran  para encontrarnos  con tus ojos de madre  de misericordia
Bendita Belleza d’Alancant, encanto y orgullo de nuestro pueblo.
Como hacía ayer Daniela, te pedimos, un año más,  por  los enfermos, los ancianos abandonados, las mujeres maltratadas, los que son víctimas del terrorismo, de la droga, del hambre o de cualquier injusticia humana;  de todos los que sufren en su alma o en su cuerpo; no dejes que pasemos con indiferencia  junto a ellos  y Tú  mételos  muy dentro de tu corazón.
Te pedimos también por nuestras familias, nuestras Hogueras,  Bendice a tu pueblo, a tus hijos, que hoy te miran  y sienten el orgullo de llamarte Madre.
Que por ti, Señora, llegue hasta nosotros la bendición de ese Niño que llevas en tu regazo, Jesús, y que tu nos has dicho que sólo El es nuestro Remedio.
Gracias y un beso fuerte, Madre,